La FIFA estudia sustituir a los árbitros asistentes por robots

_Pie de foto_ Sala de control del VAR en el Mundial 2018

El uso de la tecnología VAR en el fútbol está generando mucha controversia, contando casi con tantos detractores como defensores. La nueva propuesta del máximo organismo de este deporte, añade todavía más polémica.

Defaulttabjs deporte

Defaulttabjs deporte


29 de agosto de 2019, 14:00

Según ha informado en exclusiva el diario británico The Mirror, los responsables del VAR de la FIFA, la Federación Internacional de Fútbol Asociación, estarían planteándose la posibilidad de que en un futuro desapareciese la figura del árbitro asistente tal y como la conocemos. Los antiguamente conocidos como jueces de línea dejarían de ser de carne y hueso, y su función sería llevada a cabo por robots.

Por todo el mundo es conocido que el presidente de la FIFA, Gianni Infantino, es un gran defensor del uso de la tecnología VAR en el fútbol. Por lo tanto, no sería de extrañar que quisiera ir más allá. De hecho, de acuerdo con las informaciones publicadas por The Mirror, la FIFA tendría preparado ya un departamento específico para estudiar la posibilidad de eliminar los árbitros asistentes.

Este anuncio llega en plena controversia por el uso del VAR en la liga de fútbol inglesa. La Premier League apenas ha comenzado la temporada 2019/20, pero el “Árbitro Asistente de Vídeo” ya ha dejado más de una jugada polémica. Un ejemplo muy comentado fue el gol de Gabriel Jesus, del Manchester City, ante el Tottenham Hotspur en la segunda jornada; un tanto que fue anulado, por unas posibles manos anteriores al remate del brasileño, después de que los responsables del VAR llamasen la atención del árbitro del partido. Puedes verlo a partir del minuto 1’30’’.

Jugadas como esta han abierto un debate entre los aficionados y los medios especializados del Reino Unido, bastante reticentes de entrada al uso del VAR. Existe la creencia de que la implicación de esta tecnología en el juego lo transforma, en muchas ocasiones, a peor. La experiencia del espectador también cambia, ya que por momentos no sabe muy bien qué está pasando sobre el terreno de juego, algo que podría desmotivar la asistencia a los estadios. Además, muchos consideran que el factor humano, los errores de árbitros y asistentes, forman parte del deporte tanto como los goles o la lotería de los penaltis. En este escenario, es comprensible que la Premier League haya sido la última de las grandes ligas de fútbol europeo en introducir el VAR.

Alemania e Italia aprobaron el uso del VAR para la Bundesliga y la Serie A en la campaña de 2017/18, y al año siguiente se sumaron la Ligue 1 francesa y La Liga española, que primero probó esta tecnología en la Copa del Rey. Esta temporada, además de la Premier League, también la UEFA, la Unión de Asociaciones Europeas de Fútbol, ha cedido ante las ventajas que puede suponer el VAR para el fútbol.

La UEFA ha confirmado que se utilizará el VAR en todas las competiciones de las que son responsables, como la próxima Eurocopa 2020 que se disputará en varias ciudades de Europa a partir del 12 de junio. En la máxima competición europea por clubes, la Champions League, el VAR se introdujo la pasada temporada, pero fue a partir de los octavos de final. Este año, se utilizará a partir de  a partir del 17 y 18 de septiembre. En la Europa League, sin embargo, el VAR no llegará a la fase de grupos hasta la temporada 2020/21. En cuanto a la Liga de Naciones, la nueva competición por países de la UEFA que se estrenó el año pasado, no se hará uso de esta tecnología hasta 2021. Sí que se ha utilizado ya en la Supercopa de Europa, que se jugó el pasado 14 de agosto; un hecho que quedó algo eclipsado por otro hito más importante, el , que se convirtió en la primera mujer en pitar una final de la UEFA de fútbol masculino.

Más tarde o más temprano, el uso de la tecnología en el fútbol, y en el deporte en general, parece inevitable. Se utiliza cada vez más tanto en las competiciones como en los entrenamientos y preparación de los deportistas, y también para intentar mejorar la experiencia de los espectadores y para adecuar los eventos deportivos al entorno de la mejor manera posible. Tendremos buena cuenta de todo esto en los próximos Juegos Olímpicos de Tokio 2020, que prometen ser los más tecnológicos de la historia.

Recomendar

Comentar